¿Cómo dar feedback a un colaborador? 3 consejos geniales

Cómo dar feedback a un colaborador

No existe una fórmula mágica para que un directivo dé feedback, porque los empleados son personas diferentes, es decir, cada uno tiene un temperamento y afrontará el retorno que se le dé de forma diferente al otro.

Pero creo que puedo contribuir indicando algunas buenas prácticas que te ayudarán, al fin y al cabo, son años de experiencia y eso también cuenta mucho. ¿Se interesó? ¡Entonces sigue leyendo!

¿Qué es feedback?

Feedback es una evaluación de las acciones tomadas y los resultados obtenidos durante un período determinado. El origen de la palabra es el inglés y proviene de feed que, traducido a nuestro idioma significa alimentación, y back, que significa volver.

El feedback generalmente la da el gerente, que puede hacerse en una sola oportunidad, para todo el equipo, o individualmente, para cada empleado. También es posible alternar momentos individuales y conjuntos.

Es importante enfatizar que aunque la mayoría de las personas relacionan el feedback con los puntos de mejora, este feedback puede y debe ser positiva, es decir, el elogio es importante y necesario para reforzar y dar visibilidad a las buenas prácticas. Por tanto, este tipo de feedback debe contemplar no solo los defectos, sino también las cualidades.

¿Y cuáles son las ventajas de esto?

Es común pensar que solo los empleados tienen ventajas al recibir esta devolución, pero no es así como funcionan las cosas. De hecho, los beneficios de adoptar una cultura en la que el feedback que forma parte de la rutina son muchos y aquí señalaré algunos de ellos.

Para el empleado, es una oportunidad importante para aprender a lidiar con las críticas, brindándole la posibilidad de analizar su comportamiento y acciones en el entorno laboral y así entender sus puntos de mejora, desarrollándose y convirtiéndose en un mejor profesional, con un perfil más cercano al que quiere el empleador.

Esto es importante porque evita, en el largo plazo, una serie de conflictos ya que la persona llega a comprender los objetivos de la organización y lo que se espera de él, teniendo su visión más clara sobre el tipo de profesional que debe ser para obtener el reconocimiento de la empresa.

Y hay muchos profesionales que quieren crecer. Al comprender cómo hacer esto, se sienten motivados para seguir buscando mejorar, lo que los saca del estancamiento y los conduce al avance profesional.

Para el empleador, este retorno es uno de los medios para asegurar el buen funcionamiento del equipo, ayudando a los empleados a mejorar el desempeño, lo que contribuye al crecimiento de la organización y a la retención de talentos que, de lo contrario, se pueden perder rápidamente en la búsqueda de mejores oportunidades en la competencia.

Otro aspecto importante es que la creación de una cultura de feedbacks a largo plazo cambia el clima organizacional, haciéndolo más susceptible a la búsqueda de la mejora continua y el aprendizaje constante.

¿Cómo dar buenos feedbacks?

Como ya dije, dar feedback no es una receta de pastel, es decir, no existe una fórmula mágica que te hará bien en todo momento. Hay muchas variables que se deben considerar, incluida la forma en que reacciona el empleado; muchos no saben cómo lidiar con las críticas, incluso cuando están basadas.

Vea 3 consejos que lo ayudarán a brindar mejores feedbacks:

1) Planifica el momento

Tenga en cuenta que crear una cultura en que el feedback se convierta en rutina lleva tiempo y requiere que planifique esta actividad. Si quieres indicar puntos de mejora que tienen que ver con los resultados del empleado, trae datos, como números e incluso documentos impresos.

En este sentido, el Promo Mkt Report puede ayudar mucho, ya que la aplicación permite un seguimiento amplio del equipo de campo. Con él se puede saber, por ejemplo, a qué hora se fue a almorzar el empleado y cuándo regresó, ya que el programa cuenta con monitoreo GPS.

Por lo tanto, asegúrese de recopilar los datos y tomar notas. Esto te ayuda a organizar tu discurso y hacer más productivo el momento de la conversación, ya que tendrás todo grabado. Así, se minimizan las posibilidades de olvidar algo, lo que es muy común en estas ocasiones.

2) Trae puntos positivos

Incluso si necesita hablar sobre los puntos a mejorar, intente siempre comenzar el feedback sobre los puntos positivos. Esto ayuda a la persona a desarmarse y relajarse en la conversación, haciéndola más disponible para recibir y lidiar con las críticas.

3) Apunta una dirección

A menudo, los gerentes aportan aspectos para mejorar, pero no ayudan al empleado a salir del punto donde está y llegar al lugar donde quieren que esté.

Por eso, da consejos, muestra cómo tu empleado puede convertirse en un profesional de excelencia, cómo puede evitar ciertos comportamientos o lograr ciertas metas.

Al final de la conversación, deje una «tarea» para el empleado. Por lo tanto, se verá obligado a dar pasos concretos hacia el cambio. Actitudes como esta hacen que la persona se dé cuenta de que te preocupas por su crecimiento y comienza a respetarte aún más.

Podría darte muchos otros consejos y creo que en el futuro haré otro post hablando de los tipos de feedback que existen. De todos modos, estas 3 pautas son un gran comienzo para que comiences a trabajar con tu equipo. ¿Su organización ya tiene una cultura de retroalimentación consolidada? ¡Comparte tu opinión con nosotros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *